Biografía

JOSÉ ORTIZ

José Ortiz nace en Santa Eulalia del Campo. A la edad de diez años se traslada con su familia a París. Realiza sus estudios en el Liceo Español de la capital francesa y su profesor de dibujo, consciente de su potencial creativo, lo pone en contacto con profesores de la escuela de arte de París. A partir de entonces muchas serán las exposiciones que realizará en el país vecino.

Tras un paréntesis en el que culminará sus estudios en La Sorbona regresa a España fijando su residencia en Zaragoza. Destaca en su trayectoria artística la persona de André Pierre de Mandiargues, extraordinario escritor y uno de los mayores críticos de arte contemporáneo que le hará retomar su actividad creativa.

Su pintura rompe con los moldes academicistas llenos de un hiperrealismo a veces agobiante y busca a través del color y de las formas fluctuantes, a veces indefinidas, su particular visión de la realidad.

Pinturas y obras

EXPOSICIONES

Exposiciones como las de París, Lyon, Poitiers, Toulouse, Bucarest o las realizadas a lo largo de la geografía española constatan la fineza y sensibilidad con la que este artista trabaja.

Si a ello le sumamos los diferentes premios y reconocimientos otorgados en Versalles, Villanueva de Gállego (Pradilla), Bucarest (Speculum), Torredembarra, Cambrils, Cascante, Tudela y también Utebo, etc., no cabe duda que estamos hablando de un artista que ha logrado tener su espacio en la Historia del Arte y que gracias a su gran accesibilidad podemos contemplar su producción que esperamos y deseamos no sea la única.

Todas ellas tienen un denominador común, además del soporte madera, que es la unificación del color. Su paleta de colores, en términos generales, se reduce a los rojos, blancos, azules y grises.

Exposiciones

OBRA

Su obra combina diferentes técnicas desde aquellas más relacionadas con la taracea y la talla de la madera, hasta las que sólo se centran en la pintura, graffiti y la escritura.

Con claras influencias de genios como Miró y en ocasiones el Tachismo, plasma también ciertos recuerdos al arte y escritura extremo-oriental de forma integradora y magistral. Su obra se compone de varias series entre las que destacan aquellas que simulan máscaras, paisajes, mundos de ensueño, universos literarios o simples laberintos.

Su obra es una inversión de tiempo y esfuerzo a la espera que el observador se detenga para analizarla pormenorizadamente y descubrir los diferentes micro y macroespacios, llenos de sensaciones, en los que se divide cada una de sus composiciones. Los mensajes y la geometría están latentes en sus obras y no cabe duda que este artista ha conseguido exteriorizar un pensamiento con una indiscutible calidad.

Siendo conocedor de la importancia que este pintor tiene en el panorama artístico y de lo difícil que a veces se hace ver una producción artística como ésta, les invito a que la visiten.